Miami se ha convertido en la capital de Latinoamérica, por la mezcla de diferentes culturas que se unen en un mismo espacio para crear, desarrollarse e invertir.

Miami es la oportunidad de inversión para muchos negociantes y empresarios.La inversión se puede recuperar de dos maneras: con la renta obtenida por los alquileres y la apreciación del capital.

En cuanto al primer componente, existe una correlación negativa entre el precio de la propiedad y la renta corriente. Este componente varía entre un 3% anual para propiedades clase A al 7% anual para propiedades clase C. Esta renta ya descuenta el pago de los impuestos inmobiliarios y los gastos de comunidad o expensas.

En cuanto a la valorización, en los últimos tres años fue de más del 10% anual promedio en la zona urbana, pero partiendo de una base muy baja debido a la caída de los precios durante los años de crisis. La expectativa actual es que esta tasa de valorización se modere un poco, ya que ahora la perspectiva de compra no es la de adquirir una propiedad a grandes descuentos, sino jugar con el valor relativo que ofrece Miami frente a otras plazas internacionales.

Las propiedades ubicadas con vista directa al agua han obtenido un 15% de valorización del 2012 al 2013 y continúa aumentando durante este año. Las propiedades sin vista al agua en Miami obtuvieron un 19% de apreciación entre 2012 y 2013.

También hay otros modelos de inversión donde se ofrece un incremento destacado en su valor original, como comprar en pre-construcción.

Como la barrera de ingreso promedio ronda los $ 300.000, puede esperar una revalorización cuando finalice su construcción en torno al 10% promedio anual. Por un tercio de esa inversión se puede acceder a todo el negocio y esperar una rentabilidad alta en un plazo de 24 a 36 meses, dependiendo del tipo de emprendimiento.